10 abril, 2017

Cambiemos pisa el acelerador

No podemos afirmar qué nos espera al frente pero que el empresidente ha decidido acelerar su modelo y profundizarlo ¿qué duda cabe?
Tal vez sea cierto que el #1A lo envalentonó pero sabemos que es su propio producto porque lo agitó desde sus grupos de tareas digitales y lo convalidó cuando por la noche el mandatario reafirmó las consignas confrontativas de la jornada estigmatizando micros y choripanes.
Cada vez se les hace más difícil mostrar coherencia entre sus dichos de amor, reconciliación y diálogo con sus actos represivos y su discurso descalificante. 
La justificación parece no ser suficiente porque de otra manera no sería necesario ocultar los actos como ayer con el desalojo de los maestros cubierto por un solo canal de noticias mientras los medios masivos lo invisibilizaban y si se lo oculta es porque no será tan bueno para la imagen del gobierno que representan ¿verdad? Por ejemplo en este momento (son las once de la mañana del día 10 de abril) en el portal de Infobae, ferviente seguidor del gobierno no se hace ni una sola mención a la represión de ayer en plaza Congreso vale decir que el tema ya no existe para ellos.
Las cartas están sobre la mesa y habrá que ver que hace cada uno con lo que le toca.
IXX, abr2017



Copio varias notas con un hilo conductor que es esta profundización del accionar del gobierno cada una con su correspondiente enlace para leerlas en contexto.

http://lavozdelchacarero.blogspot.com.ar/2017/04/unico-y-tonto-consuelo.html
APR 10
Único y tonto consueloLo peor que le ha pasado a Macri desde que es presidente ha sido la concentración de veteranos/as del 1A.
Se le han subido los humos hasta la azotea de su anti peronismo talibán, tanto como para creerse con crédito para reprimir opositores y seguir con los despidos mientras dice, absolutamente irresponsable, que no hay plan B.
No puede percibir la estrechéz de su base social de sustento en virtud de una escasa inteligencia, abundante pensamiento mágico y una cohorte de adulones que le inventa un estado de opinión pública que se ha ido esfumado al ritmo del desastre generado en 15 meses.
Era tanta la soledad del presidente que un puñado de ancianos exaltados le convenció de la permanencia de su ayer de líder clasista.
No va a tomar demasiado tiempo y vendrán nuevas mega marchas opositoras y entonces los dibujantes de escenarios que rodean al gobernante armarán otra marchita pro Mau.
Sucederá un par de veces más hasta que el peso de lo real le caiga encima y harán falta varios asesores energéticos, limpiadoras de malas ondas y mentirosos por la corona, amén de un par de sustancias, para reponerle el ánimo.
Nosotros, los de abajo, los que padecemos su dañino gobierno, deberemos soportar uno tras otro los desatinos a que le llevará su resbalar imparable por la ladera de la impericia temeraria, que es el movimiento final obligado de todo irresponsable que ocupa cargos que no le caben.
Y en todo ese calvario por venir tendremos un sólo y tonto consuelo, que es decir "Yo no lo voté".
**

lunes, 10 de abril de 2017
El disfraz del dialoguismo

Si en nuestro idioma no existiera la palabra ‘diálogo’, no conoceríamos la voz de muchos funcionarios amarillos. En ese caso, el presidente off shore necesitaría imponerla por decreto con la amenaza, en caso de objeción, de acusar de kirchneristas a los integrantes de la Real Academia Española. Los PRO han convertido una práctica habitual entre los mortales en una fórmula mágica para resolver el embrollo en que nos metieron. Todo se soluciona con el diálogo que, en boca de los ceócratas que nos gobiernan, parece la orden de un patrón envenenado por la avaricia. ¿De qué se trata ese diálogo cuando incrementan las tarifas de manera bestial, acrecientan los privilegios de una minoría cada vez más enriquecida o destruyen la industria con importaciones que no necesitamos? ¿Cómo mantener un diálogo serio y productivo con los que siguen mintiendo con la pesada herencia y la necesidad de normalizar el país? ¿Cómo dialogar con los que se burlan de las consecuencias de sus nefastas medidas y sólo responden con balas, palos y gases a las demandas de los afectados? Mientras Ellos se muestran como cínicos dialoguistas, un clamor crece en muchas gargantas que no avizoran nada armonioso en el futuro.
Si el empresidente dice que “no tiene plan B”, ¿qué posibilidades de intercambiar ideas para modificar el rumbo presenta? Ninguna. Entonces, ¿para qué dialogar, para realizar una puesta en escena o para dilatar la situación hasta que las víctimas acepten su infausto destino? Además, lo dice como si el plan A fuera un maravilloso sendero a un florido paraíso. En estos quince meses de gerencia, subió el desempleo, la producción industrial está en decadencia y el poder adquisitivo cayó como nunca. Encima, apuesta todas las fichas al arribo de las inversiones extranjeras pero, son tantas las condiciones y agachadas que no aportarán nada a nuestro bienestar. Si los grandes empresarios locales fueran más responsables y menos angurrientos, no necesitaríamos esa peligrosa lluvia que tanto prometen.  
Irresponsables como los dueños del supermercado La Anónima, que contribuyeron a la tragedia de Comodoro Rivadavia remarcando el precio del pan, la leche y el agua embotellada en casi un 100 por ciento. En lugar de ‘diálogo’, merecen la expropiación, por cruentos especuladores. O al menos, ser condenados a regalar la mercadería por varios meses a los damnificados de las inundaciones, como una forma inmediata de trabajo social. Pero, como el secretario de Comercio, Guillermo Braun pertenece a la familia, apenas recibirán un rapapolvo para que aprendan a estafar de manera más sutil a sus clientes. Esa es apenas una muestra de cómo afecta nuestra vida la avidez incontenible de los grandes empresarios y el conflicto de intereses que inunda a la Gerencia de La Rosada SA.
El plan B está en nuestras manos
Ya no quedan dudas: el rechazo al plan A no sólo proviene de los que no votaron por Macri. Muchos de los que confiaron en la baratija de La Revolución de la Alegría empiezan a arrepentirse. Hasta algunos propios sienten que los globos están desinflándose. El presidente de la Juventud PRO de Santa Fe, Juan Cruz Recalde Iturraspe, expresó su disconformidad con una carta pública que tituló “Macri, me decepcionaste”. A través de esta misiva, el joven renunció a la militancia oficialista porque, entre otras cosas, el Ingeniero “demostró que no está a la altura de las circunstancias”. Y no es como otros seguidores amarillos que piden más ajuste y mano dura: cuestionó las contradicciones, los escándalos de corrupción que salpican la gestión y el discurso de confrontación que utilizan los funcionarios. Además, criticó el 1A porque no acepta “salir a poner la cara por vos mientras la gente está sufriendo”. Lo esencial es que manifiesta “sentirse desilusionado porque muchas de las cosas prometidas durante la campaña fueron sólo mentiras y más mentiras”.
Pero Macri insiste: “la herramienta más importante que tenemos todos los días que poner en valor es el diálogo”. Si así fuera, el conflicto docente no habría existido. Si, como el año pasado, el ministro de Educación Esteban Bullrich hubiera acordado paritarias con todos los gremios de alcance nacional, las clases habrían comenzado con puntualidad. La jueza Dora Eva Tamis tuvo que imponer un plazo para que se cumpla la instancia legal que desde el oficialismo se pretende eludir. Tanto cacarear sobre el diálogo pero Bullrich dice que no convoca la paritaria “porque ya fue”. Según él, “ya aumentamos el piso salarial, ya transferimos a las provincias. Ya hicimos lo que había que hacer. Queremos discutir otras cosas”. Sin dudas, el diálogo toma la forma de un monólogo en la boca de los amarillos.
Tan dialoguistas son que a la jueza le cayeron como caranchos. Además de pedir su recusación, la están condenando sin juicio. “Una jueza laboral no debería equivocarse tan groseramente –sentenció Bullrich sin argumentos- por eso la recusamos, porque creemos que hay animosidad”. ¿Qué diálogo es posible con alguien que interpreta como inquina la exigencia de cumplir una ley? La senadora del PRO, Laura Rodríguez Machado justificó la recusación de Tamis “por ser de Justicia Legítima”. Y otros funcionarios y dirigentes de la alianza Cambiemos acusaron a la magistrada de tener antecedentes kirchneristas. ¿Qué diálogo es posible con estos proscriptores?
¿Qué diálogo se puede entablar con provocadores seriales? El día del primer paro general contra el gobierno, Macri inauguró el Foro Económico Mundial para América Latina con una frase bélica: “qué bueno que es estar acá, trabajando”. La evaluación que hicieron del paro no se queda muy atrás. La vice Michetti consideró política la medida de fuerza porque “algunos dirigentes sindicales siguen eligiendo meterse en la pelea electoral y hacer política de la que no ayuda a nadie, en lugar de defender a sus trabajadores”, como si las políticas de Macri ayudaran a todo el mundo. El experto en provocaciones, Marcos Peña aseguró que el paro “no ha sido una expresión mayoritaria de los trabajadores ni de los argentinos”, como si los que decidieron no trabajar fueran zánganos marcianos. Una medida legítima de reclamo sindical fue calificada como inoportuna, innecesaria, fuera de diagnóstico y hasta como una interna de la CGT y el peronismo por los esclarecidos funcionarios.  
¿Cómo dialogar con quienes alucinan tanto la realidad? Para Macri, el paro “fue un activador del cambio, porque vivimos como nunca vivimos antes, una toma de conciencia, una profundización del debate, lo que sirve para construir futuro". Mientras el INDEC de Todesca revela que el uso de la capacidad industrial se retrajo al nivel más bajo de los últimos catorce años, una joven pierde su primer embarazo por la represión inexplicable en el comedor Los Cartoneritos y muchos exaltados PRO acusan al garantismo de Zaffaroni por la muerte de Micaela García, el Gerente celebra: “queda claro que lo que comenzó hace 15 meses en nuestro país es mucho más profundo que un cambio económico, es un cambio cultural”. ¿En qué nos quieren convertir, en Ellos, ombliguistas patológicos incapaces de empatía; en bárbaros perfumados con fragancias importadas; en mafiosos históricos que denuncian mafias; en aplaudidores de las desgracias ajenas?
Nadie se opone al diálogo cuando se da entre iguales interesados en fines similares. Pero con los PRO todo diálogo se transforma en un recitado unilateral de falacias enloquecedoras, aunque es el mejor disfraz que encontraron para llevarnos hacia el país más desigual del que tengamos memoria. Si el plan A es este constante simulacro mientras nos privan del país, el plan B no debería hacerse esperar tanto. Las urnas de octubre deberán anunciar cuándo lo ponemos en marcha.
Publicado por Gustavo Rosa en 3:45

http://apuntesdiscontinuos.blogspot.com.ar/2017/04/el-disfraz-del-dialoguismo.html

**

https://abelfer.wordpress.com/2017/04/10/el-gobierno-sugiere-el-desarme-de-una-carpa-docente/

El gobierno sugiere el desarme de una carpa docente


El título lo tomé del comunicado del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la C.A.B.A. Lo indico por si alguien me cree capaz de una ironía.
Además del expresivo video, agrego esta foto de la Metropolitana aplicando la sugerencia.
sugerencia
No es el momento para un análisis político, o sociológico (aunque uno como bloguero no pueda evitarlo). Es una ocasión para que las estructuras políticas y gremiales indiquen de qué lado están. Y lo están haciendo. Con más renuencia, porque se dan cuenta del costo, los que defienden a este gobierno. Los partidos de la Alianza Cambiemos, guardan silencio o sarasean. Clarín y La Nación, y su cadena de repetidores, tratan de minimizar el episodio. Sería un “desalojo”. De sindicalistas kirchneristas y de izquierda, después de todo.
Desde la oposición, y, más significativo, desde los que no quieren definirse como opositores pero no pueden bancar esto, también se están haciendo oír, a muy pocas horas del episodio. La foto que reproduzco, la tomé de un tuit de…  .
No es que la represión violenta de manifestantes es algo inconcebible en Argentina. Lejos de eso. Sin entrar en la locura homicida del Proceso, las tradicionales policías bravas con todos los gobiernos -aún en el peronismo fundacional- aparecen casi folklóricas frente al Plan CONINTES durante Frondizi, la represión durante la “Revolución Argentina”,… Mucho más cerca, las muertes del gobierno de la Alianza se debieron por igual a la voluntad de reprimir y a la incompetencia. Duhalde sintió que debía acelerar las elecciones y renunciar a su propia candidatura ante las muertes del Kosteky y Santillán.
Ese episodio trazó, pienso, una frontera política. Las gestiones Kirchner hicieron una bandera de la “no reprimir la protesta social”. No es que la violencia policial, clandestina y no tanto, dejó de existir. Como ejemplo punzante, recordemos que un maestro, Fuentealba, fue asesinado en Neuquén en 2007. Lo que se logró, y no es poco para la historia argentina, es que los gobernantes sintieran que reprimir con violencia acarreaba un costo alto.
Eso es lo que corre el riesgo de desaparecer, por el odio clasista de un núcleo de los votantes de Macri, y la inconsciencia tilinga de estos gobernantes, que no pueden evitar sentir que esta es una gestión incoherente y torpe, creen que así afirman su “autoridad”.
En mi opinión, están cometiendo un error. Ya había dicho en el blog, en ocasión de la Marcha Docente, que la alianza Cambiemos, aunque derrotara a los gremios, ya había perdido los votos de un sector decisivo para su triunfo. Porque una mayoría de sus afiliados, los habían votado en noviembre de 2015.
La batalla gremial, por lo menos esta etapa, aparece perdida. Hace poco tuve ocasión de decírselo al dirigente de uno de los muchos gremios docentes. A sus representados les resultaba cada vez más difícil afrontar el descuento de los días de huelga.
La instalación de una carpa frente al Congreso, era, justamente, una forma -muy tradicional, por otra parte- de continuar con la protesta de los maestros sin interrumpir las clases.
Al reprimirla, el gobierno se queda con la aprobación de su “núcleo duro”, y de los que cobran buenos sueldos en su administración, y con el rechazo de los sectores medios que le dieron el triunfo. Y hará más fácil a la oposición unirse.
Deberían saberlo. Hace cuatro años casi justos, los ahora oficialistas habían armado una carpa blanca frente al Congreso. Claro, era para protestar contra la reforma judicial, y no algo tan vulgar como pedir aumento de sueldo.

carpa blanca buena

**

http://nestornautas.blogspot.com.ar/2017/04/menemismo-sin-derechos-humanos.html

domingo, 9 de abril de 2017

MENEMISMO SIN DERECHOS HUMANOS


Hasta Menem -que desguazó el sistema educativo con la ley federal de educación, y decía que "ramal que para, ramal que cierra"- se banco la carpa blanca original de los docentes. Este gobierno no.

La bonaerense entró a los palazos y tirando gases y balas de goma en un merendero en Lanús, y ni Macri ni Vidal hicieron nada al respecto, o sí: fueron hasta allá a sacarse una foto con Grindetti (el ladrón de guante blanco que pasó de SOCMA a la política, como tantos de la mano del PRO), para felicitarlo por como lleva las cosas.

No quieren piquetes, ni palos ni encapuchados en las protestas, y les piden a los docentes "métodos creativos de protesta" en lugar de los paros; pero tampoco se bancan los guardapolvos, las clases alusivas, la escuela itinerante u otra versión de la carpa.

O sea que lo que no se bancan en realidad son las protestas, los reclamos, la lucha en defensa de los derechos que están avasallando: ante el fallo judicial que los obliga a convocar a la paritaria nacional, macartean a la jueza (acusándola de una pertenencia política, como si eso además fuera en sí mismo delito), la recusan y apelan el fallo; mientras anuncian que no lo van a cumplir. Pero quieren convocar al Congreso a discutir lo que está pasando en Venezuela.

No conformes con la vergüenza internacional que nos están haciendo pasar por tener presos políticos en democracia (ahora el gobernador radical Cornejo de Mendoza emula a su correligionario Morales), están haciendo todo para que nos convirtamos en el tema obligado de discusión en la próxima asamblea de la OIT: la Argentina hoy debe ser uno de los países con mayores violaciones a los convenios sobre libertad sindical, de todo el mundo.

Se enojan cuando les cantan "Macri, basura, vos sos la dictadura", pero no hacen el más mínimo esfuerzo por diferenciarse: la vicepresidente Michetti -sin ir más lejos- juzga que votamos demasiado seguido, y que los paros de los trabajadores son "una herramienta antigua".

Le soltaron el bozal a los milicos y los gendarmes para que repriman, pero son rehenes de ellos: si decidieran reclamar  y -como le pasó a Cristina- autoacuartelarse en protesta, el gobierno quedaría sin ninguna base concreta de apoyo.

A menos que crean en serio (como parece creerlo el presidente) que un montón de sexagenarios salidos del túnel del tiempo y anclados mentalmente en el 55' van a poner el pecho en su defensa. Porque de hecho lo que está claro es que Macri está respondiendo al pedido de leña que le hicieron esos sectores en el "1°A".

Lejos de ensayar la más mínima rectificación a políticas que están empujando a miles de argentinos al hambre, la miseria y la exclusión, pasaron sin transición a la fase represiva, que en términos políticos es la de descomposición: cuanto más fuerte intenta mostrarse un gobierno, es porque más débil e impotente se siente, frente a las rebeldías de la sociedad que no quiere tolerar, pero tampoco sabe ni quiere resolver.

Los que votaron a Macri y los que forman parte de la coalición gobernante (como los radicales, que se golpean el pecho diciendo que defienden la democracia y las instituciones) que no se desmarquen ya mismo de estos episodios vergonzosos y que no tomen distancia de ellos serán cómplices, y perderán el derecho a reclamar ser tomados en serio a la hora de discutir los problemas del país.

Si por un lado es desde algún lugar saludable que las cosas se sinceren y cada uno diga lo que realmente piensa y siente, y lo que está dispuesto a bancar, por el otro si el gobierno responde a las peores pulsiones sociales de parte de su electorado (algunas dignas de un abordaje siquiátrico, como las repercusiones del caso Micael), las cosas solo podrán ir de mal en peor.

Después será tarde para lamentaciones, y no sea cosa que vuelvan a pretender exculpar responsabilidades con teorías conspirativas y fantasmas de desestabilización.

PD: Lo que no podemos decir es que no nos avisaron:



PD 2. Aunque pensándolo bien, en algo estamos de acuerdo con Mau:
**






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.