28 agosto, 2015

El campo ¿en crisis?

Corría el año 2008 cuando nos escupían en la cara que ellos son la patria, que son la tradición y la tierra, cuando decían y repetían con descaro que nos dan de comer a todos los demás que al parecer estamos demás en esta tierra. Justamente se trata de la tierra que poseen y que al parecer por esas cuestiones del territorio, de suelo, de la permanencia los hace sentir semidioses intocables y como manejan los hilos conductores de la justicia, de la política y de la economía todos los demás somos subalternos y no nos tenemos que meter. ¿Cómo les vamos a pedir que paguen retenciones proporcionales si ellos nos alimentan con su trabajo? En mi modesto departamento en la ciudad me sentí un pelotudo, me estaba diciendo inútil inservible en la cara. Me estaban dando de comer de su mano,,,

Han pasado unos años y la taba internacional se dió vuelta ¿Y ahora?

Los medios y las manos

"Burns toma control de todos los medios, pero Lisa crea su propio diario y escribe todo lo que pensaba sobre el Sr. Burns y no deja que le compre su diario...." (sinopsis del capítulo de los Simpsons en que medios caen en manos del poder concentrado).


http://www.lossimpsonsonline.com.ar/capitulos-online/espanol-latino/temporada-15/capitulo-22



**

21 agosto, 2015

Los dichos sobre "la Morsa"

Viernes 21 de agosto de 2015 | Publicado en edición impresa
Efedrina

Salerno relativizó sus denuncias en la Justicia

Por Hugo Alconada Mon |  Para LA NACIONSEGUIR
http://www.lanacion.com.ar/1820990-salerno-relativizo-sus-denuncias-en-la-justicia

Ya no ante las cámaras de televisión, sino ante la Justicia, el ex policía José Luis Salerno habría relativizado sus comentarios sobre el presunto rol del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en el tráfico de la efedrina, y sostuvo que lanzó esos comentarios con la esperanza de obtener "favores". (1).

Periodismo ¿de antes?

MELANCOLÍAS: http://pajarorojo.com.ar/?p=17717

Clarín, por Gabriel Fernández

Juan José Salinas12/08/2015PeriodismoDiario Clarín, Gabriel Fernández, Periodismo

​Hoy estuve en la presentación de “Mentime que me gusta” y me encantó el racconto que hizo Víctor Hugo Morales de las últimas miserabilidades de Magnetto y sus corifeos. Y vengo de ahí y me topo con esta nota. Yo leí mucho Clarín en mi niñez. Me iba a la casa de mi vecina Inés Cabrera -hija del periodista Napoleón Cabrera, crítico musical del diario y desarrollista de paladar negro- y me enfrascaba y leía el diario de pe a pa, incluidas las páginas de turf (aunque nunca pisé un hipódromo, era hincha de Forli, del mismo mopdo que aunque nunca me llevaron a verlo al Luna, era fan del gran Nicolino Locche). Ahí fue, junto a mi gusto por Primera Plana y por el prohibido semanario Marcha que mi padre traía todas las semanas de Montevideo, cuando comenzó a formarse mi vocación periodística. En cuanto a “Cultura y nación”, tengo entendido que el título lo aportó Osvaldo Bayer. JS

Periodismo

Periodismo para tontos

Demetrio Iramain 20 de Agosto de 2015 | 12:00
en http://tiempo.infonews.com/nota/182525

La corporación mediática se convirtió en un laboratorio de efectos especiales. Una de sus últimas creaciones animadas es la ilusión óptica de la unión de todas las fuerzas de oposición detrás de un único candidato, que pueda vencer al FPV en las presidenciales.

20 agosto, 2015

Lamentable chiste antiK


Esta mañana escuché un chiste antiK que más allá de que pueda resultar gracioso o no a los fanáticos opositores me resulta extemporáneo, es decir que apela a una lógica que se debe forzar para que el chiste cause gracia.
La lógica sería que en el país hay desabastecimiento y que no funcionan los servicios ni la asistencia para de esta manera entrar en la complicidad necesaria de todo chascarrillo. Pero no.
No sucede nada de esto en el contexto, es decir que el entorno no ayuda para nada salvo que uno quisiera crear una realidad paralela, una realidad imaginaria o podríamos decir deseada, entonces sí se comprende y uno hasta se puede reír. Un poco.

17 agosto, 2015

La devaluación del yuan o renminbi RMB

El renminbi o yuan (abreviado RMB; código: CNY; también CN, 元 y CN元) es la unidad monetaria de la República Popular de China. Su nombre oficial en chino simplificado: 人民币, chino tradicional: 人民幣 significa la "moneda del pueblo" y es emitida por el Banco Popular Chino. El pinyin: yuán se fracciona en diez jiao o mao y cada jiao se divide en diez fen. Para que el valor de la "moneda del pueblo" no fluctúe dependiendo del mercado financiero, el yuan está fijado a una canasta de varias monedas internacionales. Su símbolo, como el del yen japonés, es una ye con dos trazos (¥).
(fuente: wikipedia)

**

Esta semana se alzaron voces de pánico, de horror por la devaluación de la moneda china. Extraño porque cuando los EEUU durante la crisis de 2008 emitían moneda (dólares) a mansalva era visto como una medida auspiciosa. Repito: extraño cuanto menos.
IXX-ago2015

Sobre el indice BigMac.

El mundo asume al amo del imperio como referente y con esas referencias se mide el desempeño de los gobiernos y de las economías locales. Hae unos pocos días se escribió y se excuchó decir mucho de la devaluación del yuan chino, el gran peligro asiático que hay que desprestigiar rápidamente porque perturba el orden imperante. ¿Pero desde dónde lo pensamos? ¿donde estamos parados para pensarlo? ¿Es en verdad estable nuestra referencia?

Por caso así se presenta el indice Big Mac o IBMc que es tomado siempre como valor cero, ¿Pero donde ubicarlo realmente?


14 agosto, 2015

EL AGUA YA NO PENETRA Por Jorge Rulli

Empresarios, funcionarios y pobladores de las zonas inundadas postergaron el debate sobre las consecuencias del modelo agroexportador actual. Los sojales desplazaron chacras y tambos que con molinos y bombas extraían grandes cantidades de agua. Las enormes maquinarias compactan el suelo y los pesticidas matan la microvida: no quedaron ni los túneles de las lombrices. Así, el agua ya no penetra, circula hasta acumularse y las inundaciones castigan a los pueblos mucho más que a los lotes agrícolas. Jorge Rulli, miembro del Grupo de Reflexión Rural, traza un mapa del modelo de producción y propone modificar los modos en los que se utiliza el suelo.

Demasiada agua bajo el puente. (Mabaires)

http://mabaires.blogspot.com.ar/2015/08/demasiada-agua-bajo-el-puente.html

En los últimos 10 días no ha parado de llover sobre centro y norte de Buenos Aires. Aparentemente tampoco sobre Santa Fe, y Entre Rios, pero los medios se concentraron en los inundados de Buenos Aires. Tal vez porque la polarización en la campaña electoral, quedó marcada por unos comicios pasados por agua y con gusto a poco.

Lo dicho y lo no dicho

El discurso crítico que se reproduce en el enlace de RadioCut sobre MArio Pergolini pone de manifiesto el costado mercantilizado de la vida y de las acciones como el trabajo y la comunicación en este caso.
Hace pocos días en una extensa nota dedicada a un congreso para Pymes, creo que INNOVAR, leí varias notas y entrevistas a empresarios con el asombro (¿inocente?) de observar que estos empresarios eventualmente "empresarios" hablan solo de negocios, de inversiones y de situaciones convenientes o no, de oportunidades, de innovación y otras sandeces. Extrañamente no hacen prácticamante referencia al rol del estado, a los contextos internacionales que son condicionantes, no mencionan el desarrollo sustentable y muchomenos obviamente al trabajo. Alparecer todo lo que hacen lohacen en una burbuja descontextualizada ¿o eso es lo que nos quieren hacer creer? Porque nadia puede hacer negocios sin tener una visión y esta gente la tiene pero parte de la estrategia es privarnos de sber sus verdaderas intenciones, que de eso se trata hacer negocios, de primeriar al otro, se pegar antes y rápidamante y tomar las oportunuidades antes que otros. Y qué duda cabe que si nos anticiparan aquello que van a hacer muy probablemente nos resistiríamos?
Si nos hubieran dicho que van a cerrar una planta de producción para importar o que van a despedir gente para ser rentables o se llevan la fábrica a otro país porque es más favorable ¿qué?
IXX-ago2015

**

viernes, 14 de agosto de 2015
http://indiepolitik.blogspot.com.ar/2015/08/quique-pesoa-no-vale-puter-al-gordo.html

Quique Pesoa: "No vale pute*r al gordo Lanata o a Víctor Hugo Morales porque estén haciendo sus negocios"




Anoche andaba ordenando las cosas para la clase de hoy en el cole, haciéndole criollitos con queso untable a mis niñas y revisando algunas cosas para el programa de hoy y el blog.
Y de repente me vi escuchando radio. Atento.
No de igual manera a cuando tengo que desgrabar entrevistas para En Orsai. No.
Prestando atención y esperando con expectativas la próxima sentencia, afirmación, vuelta de tuerca.
¡Estaba escuchando a un tipo reflexionar fuera de agenda!
Hacía mucho tiempo que no lo hacía.
De Quique Pesoa jamás escuché algo intensivamente, excepto alguna entrevista televisiva o algún incidente. Sí sé sus antecedentes, pero he escuchado poco de su producción radial.
Y soy refractario a los mesías del micrófono.
Pero esta interpelación a Pergolini, Internet, Lanata y Víctor Hugo me gustó.
Antes que hablar del viaje de DOS o de la foto en el barro de Mariu...
Antes que usar las herramientas de análisis de medios -socializadas estos años- para tratar de justificar la inoperancia de DOS (igual que cuando caía Mauricio)...
Antes que otra vez caerle a la mezquindad del accionar PRO...
O al cinismo de los que luego defenderán a los deforestadores, canaleros y aceleradores de agua...
Esta (reitero) "reflexión" de Pesoa es de otro orden.
¡Usa la palabra desconcierto, que quizás no escuchaba desde hace años!
Ya con eso basta, en viernes.
Por supuesto que me puse a buscar su programa, El Desconcierto, y ya me dieron ganas de programarlo.
Pensaba: quizás la radio todavía siga siendo eso.
Una enorme inyección de energía para seguir con la vida diaria.

Publicado por Sergio Villone

Si querés pensar, pensá!

jueves, 13 de agosto de 2015

12 señales que anuncian un inminente colapso financiero global

http://mamvas.blogspot.com.ar/2015/08/12-senales-que-anuncian-un-inminente.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+feedburner/Dqyr+(Jaque+al+Neoliberalismo)

Todo el mundo ha sido testigo de la devaluación del yuan y de cómo eso ha dado lugar a la depreciación de otras monedas frente al dólar. Asimismo se ha visto cómo esto provocó la baja del precio de petróleo y de los índices bursátiles mundiales. En ese contexto, economistas mencionan una serie de signos que indican que la crisis financiera mundial es un hecho más que probable. Economistas y analistas sostienen que los meses especialmente críticos para la economía mundial y el sistema financiero serán septiembre y octubre. Cuanto más se acercan, más obvio es el estallido de una nueva crisis global. El portal The Economic Collapse publica 12 signos que indican que la crisis financiera mundial podría presentarse pronto.

10 agosto, 2015

El crucificado Un cuento de Mario Levrero

Fuente: MNBA
Fue lo bastante astuto o estúpido como para deslizarse entre nosotros sin hacerse notar, y cuando Eduardo lo advirtió tuvo que aceptarlo, porque había una ley tácita de que las cosas debían permanecer o desenvolverse así como estaban o transcurrían; si en cambio hubiera pedido permiso, sin duda lo habríamos rechazado.

Tenía pocos dientes, era flaco y barbudo, muy sucio, la cara amarronada, de transpiración grasienta, y el pelo enmarañado y largo. Un olor mezcla de halitosis, sudor y orina. Llevaba un saco hecho jirones, demasiado grande, y pantalones mugrientos y rotos. Lo que en él más llamaba la atención, sobre todo al principio, era la posición de los brazos perpetuamente abiertos y rígidos. Después se supo que tenía las manos clavadas a una madera y, examinándolo más a fondo, descubrimos que la madera formaba parte de una cruz (cubierta por el saco), rota a la altura de los riñones, y que terminaba cerca de la nuca. Las heridas de las manos estaban cicatrizadas, una mezcla de sangre seca y cabezas de clavos oxidados.


Al reconstruir la historia, imagino que alguien, y supongo quién, le alcanzaría algo de comer; porque la posición de los brazos le impedía pasar por el agujero que daba al comedor, y siempre estaba, por lógica, ausente de nuestra mesa. Yo me inclino a pensar que en realidad no comía.

En ese entonces estábamos dispersos y desconectados, no se llevaba ningún control ya sobre las acciones de nadie, y apenas Eduardo, de vez en cuando, sacaba cuentas. Hablábamos poco, y el Crucificado no llegó a ser tema. Sospecho que todos pensábamos en él, pero por algún motivo no lo discutíamos. Don Pedro, el más ausente, siempre en babia o con su juego de bolitas metálicas, fue el único que en un principio se le acercó, para advertirle con voz un tanto admonitoria que tenía la bragueta desabrochada. El Crucificado esbozó algo parecido a una sonrisa y le dijo que se fuera a la putísima madre que lo recontramilparió, con lo cual el diálogo entre ellos quedó definitivamente interrumpido.

Se mantenía al margen, con esa pose de espantapájaros, y más de una vez pensé con maldad en sugerirle que cumpliera esa función en los sembrados (que dicho sea de paso habíamos descuidado bastante; sólo la gorda se ocupaba del riego, pero a esa altura ya no valía la pena).

De noche entraba al galpón, necesariamente de perfil por lo estrecho de la puerta y le daba mucho trabajo tenderse para dormir. al fin me decidí a ayudarlo en este menester, cosa que nunca me agradeció en forma explícita, y no imagino cómo se levantaba por las mañanas, porque yo dormía hasta mucho más tarde.

Era por todos sabido que el 1° de setiembre Emilia cumpliría los quince, y se aceptaba sin discusión que sería desflorada por Eduardo, como todas ellas. Después Eduardo se desinteresaba, y las muchachas pasaban, o no, a formar alguna pareja más o menos estable con cualquiera del resto.

Emilia era la más deseable y desarrollada: sus 14 años y nueve meses nos tenían enloquecidos. Ella, sin altanería coqueta, dejaba fluir su indiferencia sobre nosotros, incluyendo a Eduardo.

Tenía el pelo negro mate, largo y lacio, un rostro ovalado perfecto, ojos grandes y verdes, y un perfume natural especialmente turbador.

El 21 de julio, a la madrugada, me despertó el revuelo infernal, inusual, del galpón. Cuando logré despejarme vi que estaban en la etapa de fabricar los grandes objetos de madera. Habían encontrado a Emilia montada encima del Crucificado, los dos desnudos. Ahora, a ellos los tenían sujetos, por separado, con cables de antena de televisión. La gorda se ocupaba de los discos, doña Eloísa, baldada como estaba, se había levantado gozosa a preparar mate y tortas fritas, Eduardo dirigía las operaciones, un hervidero de gente en actividad febril.

Finalizados los preparativos la gorda puso la Marsellesa, y a ellos les desataron los cables y cargaron a Emilia con las dos cruces, porque evidentemente el Crucificado no tenía cómo cargar la suya nueva. A mitad del camino del cerro comenzó a insinuarse el amanecer. Era un cortejo nutrido y silencioso, y yo iba a la cola y no pude ver bien lo que pasaba, pero era evidente que les tiraban piedras y los escupían. Algunos transeúntes casuales se sumaron al cortejo, otros siguieron de largo. Yo no estaba conforme con lo que se hacía, pero no es justo que lo diga ahora; en ese momento me callé la boca.

Trabajaron como negros para afirmar las cruces en la tierra, en especial la de Emilia, que era en forma de X. A ella le ataron las muñecas y los tobillos con alambre de cobre, a él simplemente le clavaron la madera de su cruz rota sobre la nueva.

Los pusieron enfrentados, muy próximos entre sí, como a un metro y medio o dos metros. Emilia tenía sangre seca en las piernas y magullones en todo el cuerpo. El cuerpo del Crucificado era una mezcla imposible de marcas viejas y nuevas, cicatrices y cardenales.

Los demás se sentaron sobre el pasto. Comían y escuchaban la radio a transistores. Don Pedro jugaba con sus bolitas. Yo busqué la sombra de un árbol cercano, y miraba el conjunto con mucha pena, y también remordimientos.

Me quedé dormido. Cuando desperté era plena tarde. La escena seguía incambiada. Me acerqué y vi que se miraban, el Crucificado y Emilia, como hipnotizados, los ojos de uno en los ojos del otro. Emilia estaba más linda que nunca, y sin embargo no me despertaba ningún deseo. Los otros se sentían incómodos. De vez en cuando, sin ganas, proferían insultos o les tiraban piedras o alguna porquería, pero ellos parecían no darse cuenta.

Alguien, luego, con un palo, le refregó al Crucificado una esponja con vinagre por la boca. El Crucificado escupió y después dijo, con voz clara y joven que no puedo borrar de mi memoria:

—La otra vez fue un error, me habían confundido, ahora está bien.

Y ya nadie los sacó de mirarse uno a otro, y parecían hacer el amor con la mirada, que se poseían mutuamente, y nadie se animaba ya a decir o hacer nada, querían irse pero no podían, nos sentíamos mal.

Al caer la tarde Emilia había alcanzado el máximo posible de belleza, y sonreía. El Crucificado parecía más nutrido, como si hubiera engordado, y la sangre empezó a manar de sus viejas heridas de los clavos en las manos y de las cicatrices que nunca habíamos notado en los pies; también, por debajo del pelo, manaban hilitos rojos que le corrían por la frente y las mejillas. El cielo se oscureció de golpe. El Crucificado volvió a hablar.

—Padre mío —dijo— por qué me has abandonado.

Y después rió.

La escena quedó estática, detenida en el tiempo. Nadie hizo el menor movimiento. Hubo un trueno, y el Crucificado inclinó la cabeza muerto.

Todos parecían muertos, todos habían quedado en las posiciones en que estaban, la mayoría ridículas. Don Pedro con un dedo metido en la caja de las bolitas.

Me acerqué a la cruz de Emilia y le desaté los pies y las manos, con un trabajo enorme para que no se me cayera y se lastimara. Ella seguía como hipnotizada, la sonrisa en los labios y con su nueva belleza que parecía excederla, como un halo.

Sin querer tuve que manosearla un poco para sacarla de allí; pensé que debería sentirme excitado, pero no era posible, era como si yo no tuviera sexo. A pesar de mi tradicional haraganería la cargué en mis brazos, como a una criatura, y la llevé a la casa. Fue un camino largo, penoso, que mil veces quise abandonar por cansancio, y sin embargo no podía detenerme. Tenía los brazos acalambrados y me dolía la cintura, transpiraba como un caballo. En el galpón la deposité en la cama de Eduardo, que era la mejor, y después me tiré en el suelo, en mi lugar de siempre.

Al otro día Emilia me despertó con un mate. Yo lo tomé, todavía dormido, y después advertí que seguía desnuda y sonriente.

—¿Y ahora qué hacemos? —le pregunté cuando estuve más despierto. Pensaba en el cadáver del Crucificado, en toda la gente momificada allá, en el cerro. Ella se encogió de hombros y me respondió con voz infinitamente dulce:

—Ya nada tiene importancia.

Hizo una pausa, y agregó:

—Espero un hijo. Nacerá dentro de tres días.

Noté, en efecto, que su vientre se había abultado en forma notoria. Me asusté un poco.

—¿Busco un médico? —pregunté, y me contestó con la voz clara, grave y joven del Crucificado.

—No tienes más nada que hacer aquí. Ve por el mundo y cuenta lo que has visto.

Y me dio un beso en la boca.

 Fui al casillero y saqué los guantes blancos y el pullover; me los puse.

—Adiós —dije; y Emilia, sonriendo, me acompañó hasta la puerta. Era una día primaveral y fresco, lleno de luz, hermoso. A los pocos pasos me di vuelta y miré. Ella seguía en la puerta.

No me hizo adiós con la mano. Pero más tarde, en el camino, descubrí que hacía jugar los dedos de mi mano derecha con el tallo de una rosa, roja.

Categoría : Mario Levrero

07 agosto, 2015

River Plate Campeón de América 2015

Solo para hinchas de River.
Es muy largo de explicar por qué River pasó lo que pasó, la cuestión es que la debacle deportiva de comienzos de este siglo obligaba a ser humildes, a trabajar lentamente por el regreso y volver a recuperar el prestigio. En lo personal me propuse esperar años, primero el ascenso, luego asegurarse un lugar en primera, estabilizarse y rearmarse para luego volver a los logros deportivos. Todo se precipitó, pasó muy rápido, y en pocos años estamos viviendo esta gloriosa reivindicación. Esto nos da calma y sana algo las heridas pero ahora obliga a sostener nuestro lugar de privilegio que no es precisamente sumar copas y medallas sino merecer el respeto que ya todos nos demuestran en cada partido, los rivales que antes salían a cachetearnos ahora salen con extrema cautela, con el temor de enfrentarse a un equipo fuerte y pragmático pero también efectivo porque no nos engañemos, ese respeto es un plus y lo sabemos. Qué otra cosa fue si no esa fecha infausta para los locales en cancha de Boca que terminó. es cierto, en los escritorios pero que por temor salieron a jugar fuera de la cancha y no solo el panadero, sino también los dirigentes, jugadores y simpatizantes poderosos (políticos) que se jugaban demasiado en esa fecha, y les salió mal. Pero lo destacable es que lo que ocurrió se lo ganó el equipo de River por infundir un respeto que en los potreros llamamos cagazo...
Todo esto es lo que creo, pero lo que siento es que me reconforta ver a River con la certeza de que vamos a jugar bien, de que vamos a hacer todo lo posible por ganar y que me voy a quedar conforme aún con un traspié porque las derrotas son parte del camino y después del trajín entre las piedras, todo son flores y cómo se disfrutan!

La nota que sigue resume un poco el sentimiento de tantos simpatizantes en esta hora...

IXX-ago2015
Se produjo un error en este gadget.